Depresión y disfunción eréctil: existe una relación?

La función sexual sana se considera como un proceso biopsicosocial; la disfunción sexual es una de las alteraciones más comunes en la población masculina y la mayoría de las veces contiene componentes orgánicos y psicológicos, los cuales necesitan una evaluación previa y posteriormente un tratamiento multidisciplinario dirigido a objetivos específicos. La enfermedad depresiva comórbida, el envejecimiento, enfermedades médicas y ciertos medicamentos pueden influir en la disfunción sexual negativamente. La comorbilidad entre la depresión y la disfunción eréctil es alta, aunque el agente causal no está claro. La angustia psicológica y social que generalmente van de la mano con la disfunción eréctil podría provocar el desarrollo de depresión o al contrario, la depresión podría causar disfunción eréctil.

Así que en líneas generales, sí existe una relación entre estas dos afecciones. Investigaciones han reflejado que la población masculina posee un mayor riesgo de depresión y al mismo tiempo, tienen más posibilidades de sufrir de disfunción eréctil

Factores físicos relacionados

  • Testosterona baja: los hombres con deficientes niveles de testosterona podrían no tener erecciones o estas pueden ser débiles.
  • Relajación muscular deficiente: la depresión puede afectar áreas del cerebro que tienen que ver con la relajación de los músculos, permitiendo que la sangre fluya para lograr una erección firme.
  • Medicamentos: algunos medicamentos que sirven para tratar la depresión tienen efectos secundarios que repercuten en la salud sexual.

Factores psicológicos relacionados

  • Conflicto por relación: las parejas o el mismo hombre pueden presentar estrés debido a la disfunción eréctil, de manera que puede desarrollarse la depresión a partir de muchos conflictos en la relación. El hombre podría sentirse insuficiente por no cumplir las expectativas al momento de tener relaciones sexuales, además de que su pareja podría sentirse no atractiva o sospechar que el hombre le está siendo infiel.
  • Ansiedad por desempeño: las personas que sufren de depresión suelen pensar más negativamente y pueden sentirse menos seguras. Un hombre deprimido puede pensar que no tiene nada de lo que se necesita para complacer a su pareja y luego tener dificultades para tener una erección lo suficientemente dura.

Efectos secundarios sexuales de los antidepresivos

La depresión ocurre en ambos sexos y los efectos secundarios sexuales de los antidepresivos también lo hacen. Conocer cómo estos fármacos podrían repercutir en su salud sexual puede ayudar a tratar los efectos secundarios que se podrían generar.

Existe tratamiento para todo esto?

La depresión y la disfunción eréctil son tratables, pero es importante obtener ayuda para las dos afecciones, puesto que estas sí podrían tener relación. Los hombres deben chequearse físicamente con un profesional para asegurar de que se aborden tanto las causas físicas de la disfunción eréctil como los niveles bajos de testosterona, diabetes o enfermedades cardíacas, si es necesario. Y el asesoramiento psicoterapéutico puede beneficiar notablemente tanto a los hombres como a sus parejas.

El sildenafil es un tratamiento efectivo para tratar la disfunción eréctil en hombres con depresión comórbida. La disfunción eréctil se considerará una afección multifactorial cuando exista la depresión en la persona para poder abordarse con un enfoque multidisciplinario.